El hype de los NFTs se extiende a la industria de la moda

by Vanessa Guzek

La convergencia de la tecnología blockchain y la propiedad intelectual creativa a través de un token no fungibe (“NFT”) se está poniendo de moda este año. En los medios de comunicación se acumulan los artículos sobre obras de arte, tweets y otros medios digitales, representados por NFTs, que se venden en los mercados de blockchain por millones de dólares.

Esta tendencia esta llegando por fin también al sector de la moda, según ha informado VOGUE Business ayer. Según VOGUE, Gucci les había confirmado recientemente que era “sólo cuestión de tiempo” que lanzara un NFT, al igual que otras marcas de moda de lujo que al parecer están a punto de lanzar sus propios NFTs. Asimismo, el fundador de la plataforma de blockchain Lukso, que trabaja con marcas de moda, confirmó a Vogue que el hype del NFT se ha extendido a la industria de la moda y que hay un gran interés por experimentar con nuevas tecnologías como el blockchain para vender moda virtual. Afirman que la escasez y la capacidad de las NFT para crear valor pueden acercar la moda digital a la moda real.

Aunque parece algo novedoso de este año, la casa de moda digital Fabricant fue pionera en el tema de la moda digital usando NFTs al trabajar con la empresa de blockchain Dapper Labs -la compañía detrás del proyecto NFT Top Shot de la NBA. Juntos crearon en el año 2019 un vestido digital representado por un NFT, que se vendió por 9.500 dólares.

¿Qué es exactamente un NFT y cómo funciona?

Un token no fungible es un token criptográfico que tiene la capacidad de ser un token único e irrepetible, que no puede ser dividido pero que se puede utilizar para representar objetos del mundo real o digital junto a sus propias características, así como la propiedad del mismo, mientras mantiene todo ello dentro de una representación en una cadena de bloques. Esto da a los NFTs los atributos de originalidad que los hacen tan atractivos. Los NFT se escriben con un código de software llamado “smart contracts” que rige acciones como la verificación de la propiedad y la gestión de la transferibilidad de los mismos. Así, cuando alguien crea un NFT, escribe el código de software inteligente subyacente que rige las propiedades del NFT y añade esas propiedades a la correspondiente blockchain en la que se gestiona el NFT.

Los NFTs regulan la propiedad del token, pero no los derechos de propiedad intelectual subyacentes.

El comprador de un NFT no recibe automáticamente todos los derechos de propiedad intelectual subyacentes a la obra asociada al NFT adquirido. Los términos del contrato de licencia adjunto a la venta determinan los derechos de propiedad intelectual específicos del comprador. Hay que distinguir entre la propiedad de un NFT como token único y la propiedad del contenido al que dicho NFT puede estar unido. Cuando alguien adquiere un NFT vinculado a un contenido, no adquiere automáticamente los derechos de propiedad intelectual subyacentes de ese contenido. Como ocurre con las transferencias de derechos de autor, la propiedad sólo se transfiere si el autor de la obra original lo prevé expresamente y lo consiente. Sin tal disposición expresa, el comprador de un NFT adquiere por esta compra una licencia implícita no exclusiva para mostrar los medios asociados en su monedero electrónico únicamente para su uso personal, pero no es propietario de los derechos de autor subyacentes en el contenido con el que se asocia el NFT ni del derecho a mostrar dichos medios en cualquier producto, sitio web o plataforma de terceros.

Un NFT no garantiza la autenticidad de un producto.

Los NFTs por sí solos no pueden atribuir la creación o la propiedad de un NFT a una persona real en el mundo físico, y no pueden confirmar que el creador del NFT tiene los derechos subyacentes para asociar ese NFT a una obra creativa concreta. Aunque los NFTs pueden autentificar la obra y la cadena de titularidad, el problema sigue siendo que si la anotación original en el libro de contabilidad es falsa o contiene errores desde un principio, los NFT simplemente confirman y perpetúan esa falsedad, por lo que tambien en el mundo de los NFT nos encontraremos con el problema de las falsificaciones.

Protección del NFT 

Al igual que ocurre con las criptomonedas, si los creadores de un NFT deciden dar nombres propios a sus tokens, éstos pueden protegerse como marcas comerciales.

Desde Fashion Business Lawyer seguiremos con interés la evolución de la moda digital de las empresas de moda creando sus propios NFTs, especialmente las anunciadas por Gucci.

Related Posts

Escribe tu comentario